Crítica Secuestrados - Zinéfilos - Blog de cine

Crítica Secuestrados

Cinéfilos con Z :: Blog de cine :: Secuestrados

El día que Haneke empezó a influir en Nuestro Cine.

Eran las nueve y cuarto de la noche en la madrileña calle de Luchana, una multitud de gente sin orden alguno se apiñaba a las puertas del mítico cine Palafox para acudir al preestreno de la última película de Miguel Ángel Vivas, un thriller ya visionado en el Festival de Sitges y que cosechó buenas críticas y aplausos por parte del público. Cinéfilos con Z estaba allí como no podía ser de otra manera, degustando una maravillosa cerveza de trigo alemana en La Casa de la Cerveza, hasta la aperturas de puertas.

Aproximadamente a las diez de la noche, procedieron a la apertura de puertas y haciendo gala de la cultura latina que tanto llevamos a gala, comenzamos a entrar con la misma disciplina empleada en el primer día de rebajas del Corte Inglés. Nos sentamos en una fila cercana a la pantalla, escorados a la izquierda, pero la visión de la pantalla era bastante buena y en ningún momento temimos por padecer de tortícolis a la mañana siguiente.

Pasada una media hora aproximadamente de que se llenase la sala al completo, el aforo se puso en pie entre aplausos para recibir a los creadores de la cinta, los cuales subieron al escenario para realizar una breve presentación de lo que estamos a punto de presenciar, dos semanas de rodaje, planos secuenciales (similares a los utilizados por Richard Fleischer en “El estrangulador de Boston” rodada en 1968), violencia explicita y gracias a Manuela Vellés y su comentario, que cito textualmente “Realmente estamos aquí para que sepáis que no nos ha pasado nada malo” el calvario de una parte del elenco de actores y actrices.

Tras una hora y veinticinco minutos de metraje se encienden las luces y comienzan los aplausos generalizados en la zona donde se encuentran los reservados y es momento de madurar lo que acabamos de ver. Aire fresco para el cine español sin duda y muy probablemente un director con ideas e influencias nuevas en un panorama cinematográfico muy encasillado en dramas, temática histórica (la guerra civil y la postguerra ocupa un gran porcentaje de nuestras producciones) y películas de época.

Cinéfilos con Z :: Blog de cine :: SecuestradosEl desarrollo de la cinta no ocupa más allá de dos folios, un guión sencillo (muy similar a un hecho real acontecido en Pozuelo de Alarcón) pero bebiendo del gran Haneke y su “Funny Games”, decido no darle mucha importancia a este punto y prefiero profundizar en otro serie de detalles que a mi juicio son, los que en una película de estas características, consiguen auparla a los altares del clásico o hacerla pasar sin pena ni gloria.

Nos encontramos con una cinta que sabe que su As en la manga es la interpretación pura y dura, ya que estamos frente a un metraje donde tres secuestradores, tres secuestrados, dos extras y el interior de un chalet de lujo son toda la puesta en escena y ya en esta situación encontramos la primera carencia. Manuela Velles, secuestra la atención de la cámara totalmente con su interpretación de una adolescente en estado de Shock ( en ocasiones sobreactuado ) siendo sin duda lo más destacable en el apartado de la interpretación, pero el resto del reparto está realmente flojo y poco creíble en sus roles, no hay química entre el matrimonio interpretado por Fernando Cayo y Ana Wagener, no hay profundidad en los personajes y nunca sabemos que personalidad mueve las acciones del grueso del elenco de actores, lo que genera situaciones ridículas y sin sentido alguno.

Si bien es sabido que el volumen de sonido es una gran baza para generar tensión como podemos apreciar en múltiples producciones hay que saber dosificarlo con tino para que sea un arma efectiva como demostró Balagueró en “Rec” o Takashi Shimizu en “La Maldición” y no se convierta en un sinsentido que obstaculice hasta la comprensión de determinados diálogos como ocurre en Secuestrados. Además, muchas veces el silencio puede generar más tensión y ansiedad como demostró el ya mencionado Haneke en “Funny Games”.

En definitiva, al margen de varios aciertos, nada sorprende, todo parece conocido o ya visto y la indiferencia ante la situación angustiosa de la familia secuestrada es la nota predominante en esta película, ni siquiera sientes esa tención que muchas veces te hace plantearte como te escaparías del malo, ya que todo es tan manido y previsible que a penas genera el interés.

En definitiva, comentaros que la nueva película de Miguel Angel Vivas, encontró fortuna en Sitges tal vez debido al cartel de este año, no creo que hubiese tenido tan buena acogida frente a “Surveillance”, “Eden Lake”, etc…

Por último mencionar que a principio de la cinta, nos encontramos con una serie de imagenes engañosas con afan de enganchar al espectador que luego no entendera nada….ya que no hay nada que entender.

Cinéfilos con Z :: Blog de cine :: Secuestrados

FICHA

Secuestrados

6 thoughts on “Crítica Secuestrados

  1. Aquí os dejo la crítica sobre Secuestrados, tal vez os pueda parecer un poco destructiva, pero teniendo en cuenta que decidí realizarla en frío y no lanzarla según salimos del cine, creo que al final hasta he sido bastante benévolo.

    Creo que manuela Bellés nos dará muchas alegrías en el futuro al cine Español.

    Por otro lado, pues aprovecho para recomendar antes que secuestrados, Ills, Los extraños, Martyrs, Funny Games, El sotano maldito. Peliculas con un patrón similar…

  2. Muy de acuerdo contigo, la necesaria apertura a otros registros, otras temáticas,otros generos es casi urguente, también es un cambio generacional, un cambio en las preocupaciones.
    A la lista de muy buenas películas sumaría.”El Coleccionista” de William Wyler.Muy buena noticia.

  3. No he visto “El coleccionista”, me la apunto.

    Afortunadamente creo que ya estamos abriéndonos poco a poco a otros géneros y como comentas es por el cambio generacional. Pero mientras determinados géneros no puedan considerarse estar en la élite del cine y sigan coleccionando premios cintas que solo trabajan registros dramáticos, históricos, etc….no se habrá dado el gran paso…una vez que se de no hay marcha atrás, eso también es seguro.

  4. Angel Manuel Garcia Alonso

    Mi decepción fue grande con esta película, y lo más alarmante es que no esperaba nada especial.

    El principio es como todos te mantiene ‘enchufado’, como diría Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), pero en mi caso, demasiado pronto sentí que me estaba ‘desenchufando’, a los 40 minutos estaba completamente desenchufado.

    No me gustó, me pareció que se abusaba de la sobreactuación de Manuela Vellés y quizás es más de aplaudir el pobre intento de Fernando Cayo de hacer una película más seria de lo que realmente es, porque algunas escenas más que dramáticas se tornan ridículas.

    No dan la sensación por momentos de ser unos secuestradores profesionales, pero como dice Fernando, es que no se profundiza nada en los personajes.

    El guión parece que lo podemos hacer en un fin de semana.

    No la recomiendo.

  5. Buenísima noticia, podía haber sido mucho más destructiva: doy fe de ello.
    A mi lo único que me mantenía atenta eran las imágenes engañosas que salen al principio y que tras mirar de refilón varias veces el reloj vas viendo que no te llevan a ninguna parte y aun así mantienes la esperanza de entender algo al final.
    De lo peor de la película el sonido, en ocasiones desagradable: a los secuestradores no se les entiende mucho al mezclar su idioma nativo con el castellano (podían haberlos subtitulado)y a mi personalmente la hija me ponía de los nervios y no precisamente porque me generara tensión.
    Lo mejor de la película: el chalecito aunque con los problemas que tenía con la cobertura de los móviles me quedo casi sin “lo mejor”.
    Yo tampoco la recomiendo.

  6. la acabo de ver y me ha parecido otra serie B americanada. Toda la pelicula es un sin fin de topicos ya harto vistos.  De verdad que el cine español cada vez me gusta menos. La actuacion de Manuela Vellés me resulto insoportable y de verguenza ajena. Lo unico que me gusto es el final.

    Mi nota, 3,5